NAFTA Spanish (TLCAN)

Los negociadores y tomadores de decisiones clave podrían estar poniendo tus derechos digitales en riesgo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).1

Vimos de primera mano como el TPP fue un desastre en lo referente a nuestros derechos digitales y un desastre para nuestras democracias en general – y no podemos dejar que esto suceda de nuevo con el TLCAN.

Tenemos que asegurarnos que nuestras voces se escuchen lo más fuertemente posible desde el inicio de este proceso de renegociación: no podemos dejar que NAFTA sacrifique nuestros derechos digitales.

Lee la petición completa aquí

Ministra Chrystia Freeland,
Embajador Robert Lighthizer
Ministro Ildefonso Guajardo Villarreal

El TLCAN tiene el potencial de impactar funciones críticas del Internet y si esto no se considera con atención y cuidado, podría poner en riesgo cuestiones de innovación, acceso a la información, diseminación de noticias, intercambio cultural, creación artística y formas de organización democrática.

Hacemos un llamado a los gobiernos de Canadá, México y Estados Unidos para que reformen sustancialmente el proceso de negociación de manera que: asegure que las voces de la sociedad civil sean escuchadas a lo largo de las negociaciones; que permitan a los ciudadanos tener acceso a los textos negociados así como a sus negociadores y a otras personas encargadas de tomar decisiones en el asunto, y que se establezca un proceso de consulta legítimo y representativo como parte del proceso desde el inicio.

También hacemos un llamado a los tres gobiernos para que se aseguren de que, donde haya políticas que afecten al Internet, existan provisiones sólidas y realizables para proteger los intereses de usuarios de Internet y el público en general.

Les pedimos que se opongan a la incorporación de reglas que permitan el ataque contra políticas democráticas en tribunales sin transparencia o responsabilidad pública alguna. Estas reglas amenazan con poner en riesgo la habilidad de cada país para crear regulaciones que representen los intereses de sus ciudadanos y residentes, y socavan la confianza pública en los tratados comerciales.

Vimos de primera mano como el TPP fue un desastre para nuestros derechos digitales y para nuestras democracias – y no podemos dejar que esto suceda de nuevo con el TLCAN.

Cualquier proceso que nuestros gobiernos lleven a cabo en nuestro nombre debe estar basado en procesos abiertos, transparentes y democráticos, que al mismo tiempo protejan el Internet y los derechos digitales que hacen posible que estas conexiones globales existan.

Gracias

Esta campaña está organizada por OpenMedia. Protejeremos tu privacidad, y te mantendremos informado/a sobre esta campaña y otras. Ecuentra nuestra politica de privacidad aqui.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte — un tratado comercial multilateral entre Canadá, Estados Unidos y México — está puesto a revisión.

Sabemos por experiencia con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) que procesos cerrados para la creación de tratados comerciales, en conjunto con las presiones provenientes de grupos de presión política (lobbyists) de industria que cuentan con amplios recursos para persuadir las negociaciones, nos dejan con tratados que ponen en riesgo nuestros derechos digitales y la innovación. De hecho, ya incluso hay quienes le han expresado al representante de comercio de Estados Unidos que no consideran que el TLCAN debe incluir “balance” en lo referente a leyes de copyright excesivas que pondrían en riesgo la libre expresión en línea.2

Mientras los negociadores empiezan a reunirse esta semana para discutir el futuro del TLCAN, organizaciones de derechos digitales así como individuos a lo largo de las tres naciones deben unirse y juntos asegurar que nuestras voces sean escuchadas y tomadas en cuenta en este proceso crítico.

El Representante de Comercio de Estados Unidos ha dicho claramente que el comercio digital es prioridad en su agenda para estas negociaciones,3 y esto significa que tenemos que defender vigorosamente cualquier política que ataque el acceso a la información, diseminación de noticias, expresión cultural y formas de organización democrática.

Transparencia y responsabilidad hacia los ciudadanos

Sin una reforma sustancial del proceso de negociación de tratados comerciales, este proceso será más de lo mismo: negociaciones en secreto, sin acceso a quienes toman las decisiones, y un proceso donde los grupos de presión política que representan a la industria y corporaciones dominan la conversación, abogando por reglas de copyright cada vez más estrictas y otras políticas que restringen la libertad de expresión y arrasan con la innovación.

Esta vez, tenemos que hacer las cosas de una manera distinta.

Derechos Digitales

Los derechos digitales de quienes usan el Internet estuvieron amenazados bajo el TPP – particularmente gracias a reglas extremas de copyright que estaban siendo exigidas por los grupos de presión política (lobbyists) de los grandes conglomerados y grandes empresas de medios de comunicación.4

Sabemos que el Internet es crítico para nuestra habilidad de expresarnos, compartir información y cultura, y acceder al conocimiento. Pero también sabemos que las compañías están buscando maneras de imponer reglas que incrementan drásticamente las avenidas por las cuales quienes tienen los derechos de copyright pueden hacer cumplir estas medidas. También buscan crear periodos de copyright más extensos y exigen penalidades extremas para quienes infrinjan estas reglas, todo esto sin poner en la balanza los intereses del público.

Arbitraje de diferencias inversor-estado (ISDS)

Reglas que permiten a las corporaciones atacar políticas democráticas en tribunales que no tienen ninguna responsabilidad o medidas de transparencia hacia el público son inaceptables. Estas reglas ponen en riesgo la habilidad de cada país para crear regulaciones que mejor sirvan a sus ciudadanos y residentes, y no debemos ni vamos a dejar que esto suceda.

Vimos de primera mano como el TPP fue un desastre para nuestros derechos digitales y nuestras democracias – y no podemos dejar que esto pase de nuevo con el TLCAN.

Esta acción está organizada por:

Notas de pie:

[1] NAFTA negotiations to get underway as U.S. officials meet in Washington. Fuente: Toronto Star

[2] “…we strongly urge USTR to not include “balance” language similar to what appeared in the TPP or any reference to vague, open-ended limitations.” Lee la carta completa aquí

[3] “...two subjects that have been allotted the most discussion time over the first five days are investment, including Canada’s goal to roll back rules that allow corporations to sue governments, and the digital economy.” Fuente: The Globe and Mail [muro de paga]

[4] How the TPP Will Affect You and Your Digital Rights. Fuente: EFF

 

Alza la voz hoy para asegurar que el TLCAN no se vuelva el nuevo TPP.

 

 

 

Press: David Christopher | Phone: +1 (888) 441-2640 | Office: 1-604-633-2744 | david@openmedia.org